Irina Neporozhnya, violinista y nieta de nuestra querida profesora Galyna Neporozhnya

10 de mayo de 2018


Irina es nieta de nuestra  querida profesora del Conservatorio Profesional Arenas Albéniz, Galyna Neporozhnya, que falleció el pasado verano.

Irina comenzó a estudiar en el Conservatorio Arenas Albéniz desde la Iniciación Musical y ha proseguido todas las etapas hasta concluir el curso pasado las Enseñanzas Profesionales. Ha sido una alumna con una trayectoria excelente, destacando por su exquisita musicalidad, delicadeza y temperamento apasionado.

El próximo curso Irina comenzará en Holanda su nueva etapa académica. Con tal motivo nos hemos acercado a ella para conocer su trayectoria y sus inquietudes.

- ¿Cuándo te iniciaste en los estudios musicales?

Con el piano comencé a las tres o cuatro años y con el violín a los 7 años.

¡La música estuvo ahí toda la vida! Fue mi abuela, una maravillosa pianista y pedagoga, quien me dotó de esa vivencia apasionada de la música y quien insistió siempre en que la música debía formar parte de mi vida y de mi educación. Por supuesto, mis padres siempre me apoyaron.

¿Cuándo descubriste que la música era lo que más te gustaba y a lo que te querías dedicar ?

A los 13 años me di cuenta de que no sólo era lo que más me gustaba sino que también podía ser mi futuro profesional.

A lo largo de los años tuviste que decidirte por uno de los dos instrumentos, piano o violín , ¿cuál elegiste?.

Sí, estudié ambos instrumentos, a la par, hasta el final del grado profesional en el Centro, pero ya me entusiasmaba más la idea de hacer música en grupo y el trabajo del pianista solista era muy distinto, más individual.

¿Dónde y con quién realizarás tus estudios en Holanda?

Tras realizar las pruebas de acceso, me han aceptado en la University of Art Codarts de Rotterdam, donde voy con toda la ilusión y el enorme placer de poder estudiar con la maravillosa violinista Natasha Morosova.

¿Qué sueños tienes para tu carrera musical?

Quiero ser violinista en una orquesta y tener un Grupo de Cámara propio.

Irina te deseamos con todo cariño una vida plena de satisfacciones y alegrías. 

Muchas gracias. Quisiera aprovechar esta oportunidad para agradecer a los que han sido mis guías en este camino de aprendizaje; sobre todo a mi abuela Galyna Neporozhnya y, por supuesto, también a mi  profesor de violín  Svetoslav Koytchev, a mi profesora de piano Purificación Padilla y al Conservatorio Profesional Arenas Albéniz, donde he cursado mis enseñanzas musicales y donde he recibido el apoyo y la formación que ahora me permiten dar este paso tan importante.